Todos tenemos que correr nuestra carrera

Una buena pregunta para saber el futuro de cada persona es saber de dónde viene: si es rico, tendrá un buen futuro lleno de comodidades. Si es pobre, tendrá un futuro lleno de obstáculos.

Piensa, ¿cómo has llegado hasta aquí?

Anuncios

¿Hay alguien ahí?

Muchos filósofos se han preocupado por los miedos del ser humano y todos ellos han coincidido en que todos tenemos miedos. Nadie puede vivir sin miedos, ni el más valiente de los mortales carece de miedos.

Entonces, ¿qué queda? ¿Resignación? No, ni mucho miedo. Para los filósofos vivir con miedo es imposible, pues el miedo es el origen de la infelicidad humana.

Una vez analizado el origen del miedo, se debe intentar superar, o por lo menos, actuar de tal manera que no nos impida ser lo que queremos ser.

La pantera de Rilke

¿Qué se siente cuando viajas a un país extranjero y no dominas el idioma? ¿Qué término es el más adecuado para expresar el amor? ¿Y el dolor por la pérdida de un ser querido?

Algunas sentimientos o experiencias humanas son universales, no os quepa duda. Y la poesía ha sabido expresarlo. Y uno de los poemas más hermoso de la historia de la literatura es La pantera del poeta alemán Rainer María Rilke.

Si esto es un hombre

Poema de Primo Levi que abre su imprescindible obra Si esto es un hombre:

 

Los que vivís seguros

En vuestras casas caldeadas

Los que os encontráis, al volver por la tarde,

La comida caliente y los rostros amigos:

Considerad si es un hombre

Quien trabaja en el fango

Quien no conoce la paz

Quien lucha por la mitad de un panecillo

Quien muere por un sí o por un no.

Considerad si es una mujer

Quien no tiene cabellos ni nombre

Ni fuerzas para recordarlo

Vacía la mirada y frío el regazo

Como una rana invernal

Pensad que esto ha sucedido:

Os encomiendo estas palabras.

Grabadlas en vuestros corazones

Al estar en casa, al ir por la calle,

Al acostaros, al levantaros;

Repetídselas a vuestros hijos.

O que vuestra casa se derrumbe,

La enfermedad os imposibilite,

Vuestros descendientes os vuelvan el rostro.